viernes, 19 de diciembre de 2008

Comentarios a I y II Timoteo - La Apostasia

1 Timoteo 4:1-4

1. Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrina de demonios;
2. Por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia,
3. Prohibirán casarse, y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó para que con acción de gracias participasen de ellos los creyentes y los que han conocido la verdad.
4. Porque todo lo que Dios creó es bueno, y nada es de desecharse, si se toma con acción de gracias;
5. Porque por la palabra de Dios y por la oración es santificado.
16. Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyen.



El apóstol Pablo inspirado por el Espíritu Santo torna a hablar de uno de los temas más acalorados de los últimos días de la Iglesia en la tierra. Una cosa es curiosa y es que por más que una organización sea una secta, ella afirma ser el camino para la salvación, como ya decía el Señor: “muchos dirán el Cristo está aquí” (Mr. 13:21). Hoy hablaremos de un tipo de herejía de las más serias pues es practicada por aquellos que una vez ya fueron verdaderos cristianos y que sin embargo abandonaron la fe (He. 6:4-6), para tales no hay más salvación y es lo mismo que una blasfemia contra el Santo Espíritu (Mat. 12:31). Vamos a estudiar las características de esto para guardarnos de sus falacias.

I. EL ESPÍRITU SANTO v.1

1. Dice. Encontramos en el Nuevo Testamento una participación toda especial del Espíritu Santo en medio de la iglesia, el Espíritu hablaba (Ap. 2:7,11,17), separaba obreros (Hch. 13:2), orientaba cuanto a la evangelización (Hch. 16:6,7). Para que el Espíritu de Dios continúe hablando en nuestro medio es necesario no contristarlo (Ef. 4:30), no extinguirlo (1 Tes. 5:19), no menospreciar la manera (Los dones), como él actúa (1 Tes. 5:20), buscar los dones espirituales (1 Co. 14:1) por medio de los cuales el Señor municiona su iglesia para la guerra. Para combatir la apostasía debemos tener el Espíritu Santo en medio de su iglesia a fin de que él no enseñe todas las cosas (Jn. 14:26).
2. Claramente. El Espíritu hoy, habla con bastante claridad para su iglesia, sin embargo sabemos que solamente los espirituales entienden las cosas del Espíritu (1 Co. 2:14).
II. LA APOSTASIA v.1
1. Algunos. La apostasía, podemos decir, es el peor de los desvíos doctrinarios, pues se trata de un individuo que conoció la palabra. La Biblia dice que en los últimos días Muchos serán engañados, por falsos profetas (Mat. 24:11) y falsos maestros (2 Pe. 2:1), más que apenas “Algunos apostatarán”.
2. Apostatarán. La Apostasía es claramente decaer de “La fe” V.1, dejar el “Dios vivo” (He. 3:12), aceptar el “otro evangelio” (Gá. 1:6-8). La Palabra es enfática cuanto a los que apostatan: “Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo, y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero, y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al hijo de Dios y exponiéndole al vituperio.” (Hebreos 6:4-6). A Esto podemos llamar de apostasía.
3. Espíritus Engañadores. Encontramos serias advertencias en cuanto al peligro de los espíritus engañadores; La Palabra dice que no debemos creer en todo espíritu (1 Jn. 4:1), pues algunos intentan imitar las cosas de Dios, como el propio Satanás que se hace ángel de luz (2 Co. 11:14).
4. Doctrinas de demonios. Es increíble mas nuestro enemigo conoce la palabra. Él tentó a Jesús usando la palabra (Mat. 4:6) y varios falsos maestros engañarán usando la palabra, adulterando la misma y distorsionándola. La Biblia también habla de doctrinas “diversas y extrañas” y exhórtanos a no seguirlas (He. 13:9), más allá de las doctrinas que son llamadas de hombres (Col. 2:22; Ap. 2:14; 2:15)).

II. CARACTEÍSTICAS v.2

1. Hipócritas. Hipocresía es fingimiento, es enseñar algo que no practica o pasar una imagen irreal de sí mismo para las personas. Los hipócritas son legalistas (Lc. 13:15), criticadores (Lc. 6:42), hacen trampas (Mar. 12:14,15), destruyen con su boca

boca (Pr. 11:9) y tienen su condenación cierta (Job 17:8, 27:8).
2. Mentirosos. Es la esencia de la hipocresía, la mentira. Sabemos que el padre de la mentira es el diablo (Jn. 8:44), todo aquel que dice que conoce a Dios y no practica su palabra es mentiroso (1 Jn. 2:4), y todo que dice amar a Dios y aborrece su hermanos lo mismo (1 Jn. 4:20), la condenación para estos también es eminente (Ap. 22:15). La Biblia dice que es imposible que Dios mienta (He. 6:18).
3. Cauterizada la conciencia. La conciencia es en nosotros lo que nos acusa de nuestros errores (Jn. 8:9). Somos exhortados a siempre tener una buena conciencia (1 Pe. 3:16, He. 10:22). “Cauterizada” (Gr. Kausteriazo), quiere decir marcas hechas con hierro en brasa (práctica usada en la medicina antigua). La conciencia de los apostatas están cauterizadas, esto es, marcadas a fuego por el pecado, imposibilitando su buen funcionamiento.

III. CARACTERÍSTICAS DE LOS APOSTATAS v. 3

1. Prohibirán casarse. Es impresionante como la palabra de Dios es verdadera. Esta afirmación fue hecha años antes de la iglesia apostata prohibir el casamiento de sus líderes. El propio Dios dijo que no es bueno que el hombre este solo (Gn. 2:8), y estableció la manera como debería ser hecho (Gn. 2:24), todo por causa de la prostitución (1 Co. 7:2). Es tan importante que debe ser honrado cuando no tiene mácula (He. 13:4) y uno de los prerrequisitos para el obrero, es administrar bien su hogar (1 Ti. 3:4). Solo hay una excepción, cuando el cristiano tiene el don de continencia (1 Co. 7:9).
2. Abstenerse de alimentos. Otra característica de los que apostatan es la aplicación de conceptos extra bíblicos como la alimentación. Hay sectas que prohíben comer carne de chancho, otras de comer cualquiera tipo de carne, mas en la revelación que Dios dio a Pedro lo dijo para comer de todo (Hch. 10:15). La cita que estamos estudiando dice claramente: “Porque todo lo que Dios creó es bueno, y nada es de desecharse, si se toma con acciones de gracias; porque por la palabra de Dios y la oración es santificado.” (V. 4 y 5).

V. CONCLUSIÓN

Este Peligro es uno de los mayores de los últimos días pues se aplica a cristianos que una vez ya fueron verdaderos siervos de Dios. Debemos más que nunca tener mucho cuidado para que ninguno nos quite nuestra corona (Ap. 3:11). Seamos fieles hasta la muerte (Ap. 2:10). Que no haya en nosotros jactancia, y si, estar velando para que si firmes estamos, no caigamos (1 Co. 10:12). Cimentados en la palabra vayamos hacia delante hasta llegar en las mansiones celestiales donde tendremos eterno reposo.

ACMN.

No hay comentarios: